Principios educativos

Los principios educativos de la Congregación de Dominicas de Santa Catalina de Sena se inspiran en la visión cristiana de los fundadores, Fray Saturnino Gutiérrez o.p. y Madre Gabriela de San Martín, quienes determinaron los aspectos más importantes del Carisma Congregacional para la concreción de su misión educativa.

Los principios que fundamentan la propuesta Rosarista son:

  • La educación exige cultivar las potencialidades del ser humano y de su entorno, a partir de la inteligencia, la voluntad y la acción, como elementos básicos del dinamismo del hombre.
     
  • La educación asume un hombre en concreto, con posibilidades diversas de realización.  Cada persona posee su propia originalidad y por ello se realiza en la conquista de su autonomía y libertad.  Hay gradación en las aptitudes de cada hombre y sus procesos llevan ritmos diferentes.
     
  • La educación conlleva al descubrimiento de la Verdad, lo cual exige el saber, el saber ser y el saber hacer.  El saber cobre sentido si se encarna, se hace vida y se orienta a la solución de las necesidades del hombre.
  •  

 

  • La educación debe favorecer el desarrollo de los valores humano cristianos, para que el hombre sea agente transformador de su medio, anuncie explícitamente el Evangelio y realice la plenitud en Cristo.
     
  • La educación acompaña a la persona para que construya en sociedad la historia.  Cada sociedad a través de sus diversas estructuras  influye en mayor o menor grado en la construcción de la identidad cultural del hombre.
     
  • La persona en su dimensión relacional realiza la participación en solidaridad, gratuidad y comunión.
     
  • La educación capacita para el trabajo y lo dignifica como medio de realización personal; esto significa organizar, optimizar y canalizar los componentes operacionales de la realidad para el bien común y para mejorar la calidad de vida.

.

Estos principios determinan las características propias de la educación en el colegio:

  • HUMANIZANTE

Encuentra en la persona humana el centro y el fin de su acción educativa.

  • PERSONALIZANTE

Asume la singularidad de la persona, respetando y promoviendo su propio proceso de desarrollo.

  • INTEGRAL
     
  • PROYECTIVA

 

Desde la conciencia se aporta a la construcción de la interdisciplina del saber y desde allí a la integralidad de lo humano.

Capacita para dar respuestas concretas y creativas a los retos del presente y del futuro.

  • EVANGELIZADORA

Toma a Jesucristo Resucitado como eje de transformación y liberación integral del hombre.

  • LIBERADORA

En cuanto procura el desarrollo de la autonomía, la conciencia de que cada quien es agente de su propio proceso de formación y responsable de la construcción crítica de un mundo cultural, que promueve los valores de la nacionalidad.

  • SOCIALIZADORA

Proporciona los elementos necesarios para la comunión y participación de las personas en la construcción de la civilización del amor y asume el conflicto como elemento de crecimiento.

  • DIVERSIFICADA

Desde el trabajo como expresión de realización personal y servicio social, responde a las necesidades y expectativas del individuo y de la sociedad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Todos los derechos reservados / Colegio Santa María del Rosario / 2013