La Congregación de Dominicas de Santa Catalina de Sena, primera comunidad religiosa femenina de origen colombiano, es un instituto religioso de vida apostólica, de derecho pontificio, fundado por el Padre Saturnino Gutiérrez Silva -de la Orden de Predicadores- y por la Madre Gabriela Durán Párraga, en Villa de Leyva, Boyacá, el 18 de febrero de 1880.

El fin de la Congregación es el servicio a la Verdad por el testimonio de la vida y por la palabra, mediante la educación en su más amplio sentido y la asistencia en el campo de la salud, imitando a Santo Domingo de Guzmán, a Santa Catalina de Sena y a los padres Fundadores, en la permanente búsqueda del bien espiritual y del servicio al prójimo.

Dentro de este carisma fundacional, con preferencia por los más necesitados, comprometida con el desarrollo de la mujer y abierta a los signos de los tiempos, la Congregación promueve con su labor pastoral, formas de respuesta más adecuadas a las exigencias de la Iglesia y del mundo, en actitud de servicio al Evangelio.

La Congregación de Dominicas de Santa Catalina de Sena, por tanto, asume desde sus orígenes los elementos esenciales de la espiritualidad dominicana y los expresa con características propias, de acuerdo a la vivencia de sus mentores y a las diferentes circunstancias de tiempo y lugar, donde desarrollan su labor.

Actualmente, la Congregación está dividida en 3 zonas: Curia General, Provincia de Santo Domingo de Guzmán y Provincia de Nuestra Señora del Rosario, abarca comunidades distribuidas en Colombia, Perú, Ecuador, Venezuela, Brasil, Cuba, Costa Rica y México, las cuales son obras educativas, casas de gobierno, hogares, centros de salud, obras de evangelización, casas de convivencia, hogares de hermanas mayores, casas de acogida, casas de formación y centro de convenciones conocido como Casa de los Fundadores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Todos los derechos reservados / Colegio Santa María del Rosario / 2013