Comprender quiénes son los niños  y niñas que ingresan al nivel preescolar remite necesariamente a la comprensión de sus dimensiones de desarrollo (cognitiva, socio-afectiva, corporal, comunicativa, estética, comunicativa, espiritual) desde su propia individualidad. Esa concepción   le corresponde al docente, a las familias y a las personas cercanas  a los niños y niñas para estar al tanto del proceso de evolución que viven durante  este periodo de vida, en una interacción constante que posibilite su pleno desarrollo.

Dimensión Socio – afectiva

Procurar un adecuado desarrollo socio afectivo del niño implica facilitar la expresión de sus emociones, tanto de ira, rabia, temor,   llanto, como también   de bienestar alegría, amor, entusiasmo, darle seguridad en sus acciones, facilitando la posibilidad de escoger, decidir y valorar dentro de una relación de respeto mutuo, de aceptación, de libertad de expresión, de solidaridad y participación, hace parte de la formación para la vida, por cuanto permite a los niños ir creando su propio esquema de convicciones morales y de forma de relacionarse con los demás.

EL desarrollo socio afectivo en el niño juega un papel muy importante en el afianzamiento de su personalidad, auto imagen, auto concepto y autonomía esenciales para la consolidación de su subjetividad, así como las relaciones que establece con los padres, hermanos, docentes, niños y adultos cercanos a él.

Dimensión  Comunicativa

La dimensión comunicativa en el niño está dirigida a expresar conocimientos e ideas sobre las cosas, acontecimientos y fenómenos de la realidad; a establecer relaciones para satisfacer necesidades, formar vínculos afectivos, expresar emociones y sentimientos. Para niños de preescolar el uso cotidiano del idioma, su lengua materna en primera instancia, y de las primeras formas de comunicación y expresión, le permiten centrar su atención en el contenido de lo que desea expresar a partir del conocimiento que tienen o va elaborando de un acontecimiento, constituyéndose el lenguaje en la forma de expresión de su pensamiento. Entre más variadas y ricas son sus interacciones con aquellos que lo rodean y con las producciones  de  la  cultura,  más  fácilmente  transforma  su  manera  de  comunicarse,  enriquece  su lenguaje y su expresividad.

Dimensión  Psico- Motriz o Corporal

La expresividad del movimiento se traduce en la manera integral como el niño actúa y se manifiesta ante el mundo con su cuerpo, se articula toda su afectividad, sus deseos, sus representaciones, pero también todas sus posibilidades de comunicación y conceptualización. Por tanto, cada niño posee una expresividad corporal que lo identifica y debe ser respetada reconociendo que cada una de sus acciones tiene una razón de ser.

La  psicomotricidad  implica  no  sólo  la  competencia  para  realizar  determinados  movimientos,  sino también la competencia para dirigir conscientemente dichos movimientos. Como dominio especial de la psicomotricidad está el desarrollo de las habilidades motoras básicas, a saber: Postura, equilibrio, coordinación motriz, imagen corporal, lateralidad y direccionalidad.

Dimensión Estética

Esta dimensión juega un papel fundamental en el niño (a), ya que le brinda la posibilidad de construir la capacidad de sentir, conmoverse, expresar , valorar y transformar las percepciones con respecto a sí mismo y a su entorno.

La  sensibilidad se ubica en el  campo de las actitudes, la autoexpresión el placer y la creatividad que encierra un compromiso, una  entrega. Es hacer caso a la expresión espontánea que hace el niño de sus emociones y sentimientos, brindándole un clima de seguridad y confianza.

Dimensión Cognitiva

El desarrollo intelectual tiene que ver fundamentalmente con ciertas formas y estructuras de acción por medio de las cuales el ser humano asimila los objetos y eventos con los cuales interactúa. La utilización constructiva del lenguaje se convierte en un instrumento de formación de representaciones y relaciones, y, por tanto,   de pensamiento. Los símbolos son los vínculos principales de la intersubjetividad y relación social;  son en esencia sistemas de relación a través de los cuales se comparten mundos mentales.

Dimensión  ética, actitudes y valores

El desarrollo socio-afectivo en el niño juega un papel fundamental en el afianzamiento de sus personalidad, autoimagen, auto-concepto y autonomía, esenciales para la consolidación de su subjetividad, así como las relaciones que establece con los padres, hermanos, docentes, niños(as) y adultos cercanos al de esta forma está logrando crear su manera personal de vivir, sentir y expresar sus emociones frente a su entorno  a fin de sentir y juzgar sus propias acciones  y las de los demás y tomar sus propias determinaciones.

Dimensión Espiritual

La dimensión espiritual hace referencia a aquellos aspectos de la vida humana relacionados con experiencias que trascienden los fenómenos sensoriales, así mismo, invita a  descubrir  la presencia de DIOS en nuestra vida. Es por tanto, que la educación debe responder a las necesidades del niño; Ya que esta tiene  por objeto “desarrollar en el educando conocimientos, habilidades, aptitudes y valores mediante los cuales las personas puedan fundamentar su desarrollo en forma permanente.”

Esta dimensión centra su interés en la realidad,  la cual ayuda a construir su pensamiento y conocimiento religioso, es decir,  les permita reconocer e interpretar la experiencia religiosa, en  un oportuno conocimiento y análisis de ella;  es por tanto que  la  educación  se asume como acción evangelizadora que permite crear  experiencias significativas  en el  que la PALABRA  sea un medio  para descubrir EL AMOR DE DIOS.

El desarrollo de esta dimensión en los niños y niñas responde a la educación religiosa escolar que fomenta el conocimiento de la propia religión y es gestionada en forma compartida por la escuela, la iglesia y la familia.